martes, 4 de noviembre de 2008

El Expresionismo alemán

El Expresionismo es una vanguardia histórica que se difundió en Europa entre 1905 y 1925, sobretodo en Alemania.
Mientras que en el Impresionismo la realidad objetiva se imprimía en la conciencia del artista, los artistas expresionistas proyectaban sus sentimientos y
estados de ánimo directamente, sin ningún tipo de mediaciones. En muchos casos estos sentimientos negativos se relacionan con el contexto histórico y social de Alemania en ese período: después de la 1ª Guerra Mundial Alemania fue humillada, hubieron diferentes luchas sociales y la revolución industrial tardó en asentarse.
Los expresionistas se diferenciaban de los realistas por su voluntad de restar objetividad al mundo; utilizaban colores violentos y formas sin equilibrio; se obtó por destruir el sentimiento de belleza y por deformar la realidad. Todos estos elementos constituyen la imagen del alma alemana después de la 1ª Guerra Mundial.
Esta corriente tuvo su correspondencia con un nuevo estilo cinematográfico: el cine expresionista alemán.
Todo empezó cuando en 1919 Erich Pommer, un productor alemán independiente, decidió colaborar con Carl Mayer y Hans Janowitz en un proyecto poco convencional. Pommer consultó a tres pintores expresionistas (Warm, Reimann y Rorigh) que le propusieron rodar la película de manera expresionista.
Considerando el triunfo que ya había obtenido la corriente expresionista en pintura, literatura o arquitectura, Pommer pensó que podría ser una buena ocasión para lanzar el cine alemán en el plano internacional.
Los hechos demostraron que tenía razón: El gabinete del Dr. Caligari (Das Kabinett de Dr. Caligari) de Weine, 1919, tuvo mucho éxito en Francia y otros países.
El Expresionismo alemán trabajaba mucho en la puesta en escena. La escenografia, de derivación teatral y pictórica, era expresamente irreal, con el fin de mostrar una realidad deformada. Los actores iban excesivamente maquillados y se movían sinuosamente. Todos los elementos de la puesta en escena colaboraban entre ellos dando lugar a una composición global, en la que los personajes, no eran simplemente algo que existía en un determinado ambiente, sino que constituían elementos visivos que se fundían con el espacio.
En el Dr. Caligari, el espectador ve el mundo a través de los ojos de un loco: la película es una proyección de la visión trastornada del personaje.
La presencia de estos personajes delirantes o malvados y las macabras y oscuras tramas expresionistas, han sido interpretadas como la indirecta expresión del caos social y político que vivía Alemania y, según algunos, como la inconsciente prefiguración de la tragedia del nazismo.



Fotogramas de El gabinete del Dr. Caligari.


2 comentarios:

Victor Balcells dijo...

Seguiré tu blog. Me gustan las últimas fotos de tu fotolog. te pongo un Link.

Por cierto, también podrías leerme de vez en cuando... (y justifica el texto!)

Me voy a madrid en media hora.

miguel dijo...

entre de casualidad estudiando justamente para un parcial. Esta hiper claro y directo todo. copado. gracias.